MENU

Club de lectura-5ª sesión

Club de lectura-2ª Sesión

18 Octubre, 2016 Comments (3) Views: 248 Club de lectura

Club de lectura “El sueño creador”

Comenzamos con renovada ilusión el Club de Lectura “El sueño creador”. Ya es el cuarto año que nos reunimos, y esperamos contar con vuestra presencia.

La 1ª sesión será el jueves 17 de noviembre, a las 18:00 h., en la 3ª planta del cubo naranja.

Hemos elegido la novela “Cuando sopla el viento de Levante” de Alberto Martín, al cual ya leímos el año pasado, y que nos acompañará en la reunión.

Recordad que podéis apuntaros en el correo biblioteca.segovia@uva.es, o directamente en el mostrador de préstamo.

¡Os esperamos!

Compartelo
Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on PinterestEmail this to someone

Tags:

3 Respuestas a Club de lectura “El sueño creador”

  1. Isabel Gaviero dice:

    Ayer nuestro club de lectura no pudo tener mejor inauguración de curso. Tuvimos la suerte de volver contar con Alberto Martín autor de “Cuando sopla el viento de levante”.

    Todos los integrantes del club en un ambiente distendido, destacamos en primer lugar la gran evolución de Alberto desde su primera novela “Tras la estela de un cuadro”. Tanto en el desarrollo del discurso literario hacia formas más ágiles y descriptivas hasta la profundización de la recreación del ambiente y de los personajes. Coincidimos también en señalar que el diseño de la portada, como la elección del título, han sido sin duda un verdadero acierto.

    En un primer momento nos interesó conocer el proceso creativo de esta segunda novela y cómo era capaz de enlazar tan ágilmente la trama y los continuos saltos de tiempo.

    Alberto nos explicó que la redacción de cualquier libro siempre supone un reto, y que está sujeto a una serie de normas; una vez concretados el principio y el final, el autor, intercala esas historias que siempre tiene en la cabeza y que quiere que la gente conozca.
    En primer lugar tenía que pensar un motivo por el cual el personaje principal deja todo para irse a trabajar a Cádiz, y a partir ahí Alberto se acordó de una anécdota personal de cuando era pequeño y veraneaba en una residencia militar. Una noche durmiendo abrió una puerta que golpeaba y se encontró un plato, un tenedor y una cajetilla de tabaco. En ese momento su imaginación comenzó a volar.

    Más que realizar un trabajo de documentación exhaustivo, Alberto, como buen observador, prefiere fijarse en escenas cotidianas que le inspiran, y que suceden a su alrededor durante sus vacaciones en Cádiz.

    La atmósfera de Cádiz y de su hotel imaginario que se recrea en la novela es de una gran riqueza; realmente el lector se siente transportado a Cádiz, y eso es debido a que el autor es un gran conocedor de esta ciudad.

    Que ha logrado la empatía con el lector fue más que evidente en la sesión, ya que tal como nos manifestó una de las participantes del club, leyendo el libro había pasado mucho miedo sobre todo cuando se aparecía Rodrigo.

    Y por último quisimos saber qué hubiese cambiado del libro. Su respuesta fue que se centraría más en el desarrollo de alguno de sus personajes principales como Claudio Antía, Emilio Preciado o Sebastián.

    A lo largo del libro se intercalan reflexiones muy interesantes sobre el amor, la justicia, la condición humana:

    “…descubrí que la justicia solo tiene un camino independientemente de lo que dicten las leyes que otros imponen. Podrá haber diferentes interpretaciones, pero a ella solo se puede llegar de una manera: haciendo lo que creemos que es correcto y priorizando ese sentido de la responsabilidad sobre la comodidad de mirar hacia otro lado y esperar que sean otros los que actúen en nuestro lugar.”
    “…pensé en lo irracional que pueden llegar a ser los seres humanos, capaces de desear algo con todas las fuerzas en la noche y rechazarlo unas horas después con la frialdad de las primeras luces de la mañana”.
    Tal como se relata en los primeros capítulos del libro “Las grandes historias siempre comienzan en los trenes..” y esta es sin duda es una gran historia que merece la pena ser contada, e incluso realizar una película inspirándose en él.

  2. GARCIA SANCHEZ MARIA ESTHER dice:

    La segunda novela que ha publicado Alberto tiene los ingredientes a los que nos tiene acostumbrados: misterio, variedad de personajes, intriga y una forma de narrar muy cercana. Pero en esta ocasión los elementos de irrealidad intercalados en la trama hacen mucho más atractivo el relato.
    Me han gustado especialmente los saltos en el tiempo y las descripciones de distintos personajes que mantienen la atención de modo que la historia te engancha hasta el final. Pero yo también quería destacar que la narración de los sentimientos y vivencias del personaje principal como hilo conductor de la novela, ha proporcionado mayor interés al relato ya que, además de una historia que se sucede de forma ágil, aporta elementos con los que cada uno puede sentirse identificados. En definitiva y aunque los gustos literarios siempre son personales, yo recomendaría su lectura.

  3. PILAR GONZÁLEZ dice:

    La última sesión del club de lectura tuvo un valor añadido innegable: la presencia de Alberto Martín, autor de “Cuando sopla el viento de Levante”. Pudimos comprobar en su conversación cómo sigue manteniendo la frescura del autor joven que percibimos en la sesión de su primer libro añadiendo otro ingrediente a su escritura, la agilidad y capacidad para mantener la atención del lector durante la lectura de su segunda novela.
    En estos días hemos tenido la oportunidad de ver en Segovia “El editor de libros”, una película que me trajo a la memoria el encuentro con Alberto Martín. Con él comentamos el papel del editor en la conformación final de un libro. Viendo la pasión de Colin Firth en el papel del editor Max Perkins nos acercamos y enamoramos más del hecho de leer y escribir. Escuchando a Alberto nos impregnamos también de esa misma necesidad de lectura y escritura.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *