MENU

Bernardo Atxaga

La Biblioteca cierra por el Covid-19

2 marzo, 2020 Comments (2) Views: 121 Noticias Anteriores, Sin categoría

Valeria Luiselli

No sé qué les diremos a los dos niños en el futuro, mi marido y yo. No estoy segura de qué partes de nuestra historia decidirá, cada uno por su lado, editar o suprimir, ni qué secciones reordenaremos e insertaremos de nuevo….

2 Respuestas a Valeria Luiselli

  1. PILAR GONZÁLEZ LÁZARO dice:

    “Desierto sonoro”, de Valeria Luiselli, es el libro pendiente para el club de lectura del mes de abril de 2020, una sesión “incelebrable” por la omnipresencia del virus COVID-19. Sin embargo, recluidos en nuestras casas, las lecturas y las impresiones que nos provocan no ceden. Leo este libro en medio de y muy condicionada por la situación social en la que nos encontramos, así que mi interpretación estará muy escorada en ese sentido, pero… allá va.

    “Desierto sonoro” gana en intensidad según avanzamos en su lectura. Imposible no relacionar la situación de los personajes a lo largo de la obra (¿novela?) con el confinamiento real que estamos viviendo mientras lo leemos. Los personajes parecen confinados en el automóvil que les permite viajar y confinados, también, en dos mundos de obsesión para los padres protagonistas: para la madre, el mundo de los niños perdidos, los que son enviados a atravesar la frontera entre México y los Estados Unidos; para el padre, el mundo apache desaparecido.

    Y para ese relato, dos voces, la de la madre y la del hijo de diez años. Ambos personajes construyen relatos a lo largo del libro. Combinan la narración del viaje, las impresiones, los paisajes…con relatos-elegías (el Libro rojo) de intensa emoción sobre los avatares de los niños perdidos en su periplo de huida constante hacia otro mundo que esperan diferente a aquél del que proceden. La madre habla al lector. El niño (“Pluma ligera”) dirige el relato a su hermana de cinco años (Menphis), acompañante indiscutible en la aventura de descubrimiento que están viviendo. En el trasfondo, un paisaje árido, rocoso, desértico en la mayoría de las ocasiones , de acuerdo con el tono y tema de la narración.

    Una novela de iniciación para los dos protagonistas infantiles que se sobreponen a los personajes “adultos” a los que, según avanza la trama, van dejando atrás en iniciativa. Niños que, por unos momentos, se convierten también en niños perdidos viviendo su propia peripecia como aquéllos, aprendiendo en definitiva en propia piel. Niños que aprenden a compartir y confluir frente a los adultos padres incapaces de encontrar un camino común en sus vidas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.